jueves, 17 de marzo de 2016

Confianza y transparencia, la clave para una medicina eficiente


Es relativamente habitual encontrarnos en nuestro ejercicio clínico numerosos pacientes que llegan a consulta a pedir una segunda opinión (o tercera o cuarta), lo cual nos debe hacer replantear qué estamos haciendo mal y como podemos solucionarlo.

Dentro de las charlas TED encontramos una brillante sobre la "compliance", la confianza médico-paciente, la cual se fundamenta en la transparencia en aquellos temas que realmente pueden influir en la atención médica y en la percepción que los pacientes puedan tener de los profesionales que trabajamos en ella. Así, información como la formación del profesional sanitario, sus ideas acerca de determinados temas (eutanasia, aborto...) o posibles conflictos de interés por la realización de estudios o trabajos con laboratorios u otras empresas pueden interferir en su trabajo o en la libre elección del médico por parte de los pacientes y, por ende, en la confianza del binomio sanitario-paciente.



Por desgracia este vínculo cada vez está más deteriorado, lo que hace que numerosos pacientes recurran a consultar en google ante la sospechas que su médico o su veterinario no esté realizando su trabajo de forma idónea. O a pedir otras opiniones.

Lo más importante es que exista confianza que permita al médico o al veterinario exponer las pruebas diagnósticas o tratamientos más adecuados para cada paciente. Incluso el propio profesional debe ser consciente de sus propias limitaciones, lo cual es una señal de confianza y de responsabilidad, de forma que pueda proponer realizar más pruebas o visitar a un especialista, sin esperar a que el paciente o responsable de una mascota tenga que solicitarlo o buscar una segunda, tercera o cuarta opinión. Cuando esta ocurra, el enfermo, su familia o el responsable del paciente sabrá las alternativas y el pronóstico de su dolencia, mejorando la calidad asistencial y la calidad de vida de nuestros pacientes. De la misma forma, si existe esta cofianza, el enfermo o su responsable (en el caso de la medicina veterinaria) podrá confiarnos información de gran utilidad en el diagnóstico y tratamiento de sus mascotas (por ejemplo: tratamientos previos, automedicación, seguimiento del tratamiento y de la dieta, pruebas realizadas por otros compañeros...) y que muchas veces ocultan por diversos motivos (vergüenza, culpabilidad...). Para que esta relación funcione, la confianza y transparencia debe ser bidireccional.

Partimos de la premisa de profesionales sanitarios que basen su trabajo en evidencias, no a vendedores de humo que ofrecen soluciones irreales sin base científica, soluciones a las cuales muchos enfermos pueden aferrarse como última opción, pero que un profesional honrado no ofrecería.

Para aquellos que tengan curiosidad en lo que significa medicina basada en evidencias y como se miden los grados de evidencia os dejamos un artículo que lo resume.

Artículo sobre "Como interpretar los niveles de evidencia"


No hay comentarios:

Publicar un comentario